Skip to main content

Su trabajo consiste en hacerse odiar. Única unanimidad del fútbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden. Nadie corre más que él. Él es el único que está obligado a correr todo el tiempo. Todo el tiempo galopa, deslomándose como un caballo, este intruso que jadea sin descanso entre los veintidós jugadores; y en recompensa de tanto sacrificio, la multitud aúlla exigiendo su cabeza.

(El árbitro. Fútbol a sol y sombra) Eduardo Galeano

Por Roosevelt Castro B.

Por cosas del destino, Jorge Andrés Tabares Cano se hizo árbitro de fútbol. “Un día no llegó el juez a un Torneo del barrio Granizal y me dijeron que si me le media pitar y yo les dije que sí”, rememora el habitante del barrio Buenos Aires y estudiante del SENA de preparación deportiva.

Una motivación de fungir como árbitro también lo sedujo: un pago de $ 50.000 por el servicio animaron al joven de 22 años de edad para asumir tremendo reto.

De eso han transcurrido 11 años y más que satisfacciones económicas, ha tenido un cúmulo de bendiciones, que lo han puesto en la opinión pública futbolera como uno de los mejores en el balompié rentado colombiano.

Genesis futbolero

Tabares Cano transpira fútbol por sus poros muy a pesar de la trashumancia de su madre María del Socorro. “Mi mamá se mantenía trasladando de Angelópolis hacia Medellín y de aquí otra vez pasábamos para Angelópolis, por eso nací allí”, comenta el Nazareno de turno, nacido el 30 de enero de 1988.

Después de 8 años de ires y venires, María del Socorro decidió anclar su andar y se quedó viviendo en Manrique Oriental, con su pequeño hijo.

“Allí crecí. Empecé mis estudios de primaria en la Escuela San José de Angelópolis y en donde llegué hasta tercero y después los terminé en la Escuela Versalles”, comenta el crédito de la Comuna 1 de Medellín.

“Allí empecé mis sueños futbolísticos con los equipos de Unión Cristiano y en los que jugaba como volante 8”, recuerda el bachiller de la Institución María Cano, del sector de Granizal en la Comuna Nororiental de Medellín.

Luego de casi dos décadas de vida y su renuncia voluntaria como jugador activo para dedicarse al juzgamiento del fútbol, Tabares mira en retrospectiva lo logrado. “Me empecé a capacitar en el 2010, con la Academia Antioqueña de Árbitros de Hernando Agudelo. Allí tuve una mención de honor como mejor juez de la temporada. Pité partidos del barrio en los Torneos de Presupuesto Participativo de la comuna”, evoca el árbitro antioqueño y en staff selecto del Futbol Profesional Colombiano.

Un año después, tuvo un ascenso enorme: llega a la categoría 1° C del escalafón departamental.   En el 2014 ya se encuentra en el selecto grupo de jueces de la 1° B profesional y es en el 2018, cuando Jorge Andrés debuta como árbitro central en el partido Alianza Petrolera vs Equidad Seguros. Es el sábado 21 de julio de 2018, cuando en el Estadio Daniel Villa Zapata, de Barrancabermeja, ve desfilar el equipo arbitral comandado por Tabares Cano y secundado por John Gómez y Ángel Caro.

“Era el sueño hecho realidad. Los días previos a mi designación no pude dormir bien.  

El equipo asegurador ganó el partido 2-0 con goles de Carlos Peralta, ambos de tiro penalti,  y Tabares Cano tuvo un saldo disciplinario de 7 amarillas  5 de ellas para los locales Ricardo Jerez, David Valencia, Yhormar Hurtado, Luciano Ospina y Diego Barreto  y 2 para los visitantes Stalin Motta y David Camacho.

De eso han transcurrido 3 años y medio con 43 partidos como central y cuyo balance disciplinario es de 235 amarillas, 14 rojas (2 por doble amarilla y 12 directas)

El Festival Medellín Soccer Cup, que organiza Sporturs, lo vio mostrar su talento, en el partido Capo La Academia vs Racing y en los que los primeros derrotaron a los segundos 5-0, en un partido pactado en la Unidad Deportiva Andrés Escobar (más conocida como U.D. de Belén).

“quiero contribuir con la gente de mi comuna satanizada por la violencia. Quiero que mis coterráneos vean que el deporte es un vehículo de transformación social”. Comenta con ilusión el amante de la bandeja paisa y candidato a escarapela FIFA en este 2021.

Así fue como Tabares Cano encontró por accidente el juzgamiento del fútbol para convertirse en su motor de vida y para transformar otras.