Skip to main content

Por Santiago Mejía

Johan Gallego es un niño al cual el deporte le ha cambiado la vida, aunque es relativamente nuevo en el equipo de Sebastián Gómez, se siente en familia.

Aunque no cuenta con el apoyo de sus padres, el joven futbolista vive en el barrio Santa Cruz con sus abuelos y sus tíos. Hace aproximadamente un año pertenece a la escuela del futbolista Sebastián Gómez, jugador del Atlético Nacional. Desde allí, se le ha inculcado valores para crecer como persona.

Johan está viviendo una experiencia inolvidable en el torneo, en su rostro refleja el amor que tiene por el deporte y se olvida de los problemas cuando anota un gol. Para el jugador cada compañero del equipo es su amigo y le tiene tanto cariño a su club, que jamás se quiere ir de él.

La bonita labor que tuvo el medio campista del club antioqueño, debe ser un espejo para los demás deportistas para que apoyen a las futuras promesas del balompié colombiano y así, cumplir el sueño de todos los niños.