Skip to main content

Por Roosvelt Castro B.

Con 17 equipos llegó al Medellín Soccer Cup la Escuela de Fútbol Ringo Amaya. Es la institución deportiva con más equipos participantes en la décima versión del Festival más grande del fútbol base en Latinoamérica.

“Todo el sabor costeño nos lo trajo el exvolante de Atlético Nacional, para el disfrute de nuestro Festival”, señaló Guillermo “Chiqui” Londoño, director general del Medellín Soccer Cup.

Y no solo su sabor, también trajeron las ilusiones de hacer historia, en su primera incursión deportiva del Festival que año tras año organiza Sporturs.

Es que los más de 350 niños y jóvenes costeños vienen con esos sueños a la redonda. “Queremos hacer una buena representación de nuestra Escuela” afirma José “Ringo” Amaya, presidente y representante legal de esta organización deportiva, con sede en “La Arenosa”

Un lustro dando lustre

“La Escuela surgió como una unidad de negocio en el 2016. Igualmente, para derrotar un poco los fenómenos de violencia, pandillismo y drogadicción de mucha población vulnerable de mi ciudad natal Barranquilla. Era darle al fútbol, lo que este me aportó toda mi vida”, comenta “El Ringo” Amaya jr, hijo del reconocido exfutbolista del Atlético Junior Armando Amaya y de quien heredó no solo su talento sino su apodo, que a su vez también es herencia del integrante de Los Beatles Ringo Star.

Su sede principal se ubica en el Colegio Biffy La Salle, de la capital del departamento del Atlántico. “Contamos con casi 1000 niños, siendo el 10% de ellos becados por los escasos recursos que poseen y que vienen de zonas vulnerables de Barranquilla como La Chinita, Olímpica, El Bosque, La Luz, entre otras. Igualmente, competimos con 14 equipos en la Liga del Atlántico. Mi padre trabaja como gerente administrativo y Daniel Trama es nuestro director deportivo. Así mismo, tenemos 3 asistentes administrativos, un contador y un staff de 28 formadores”, informa el joven dirigente costeño, nacido el 16 de julio de 1980.

Objetivos complementarios

De igual forma, quieren conjugar varios verbos en sus objetivos complementarios, para hacer cumplir su parte misional con el fútbol, no solamente barranquillero sino del país y por qué no, del mundo.

Estos son algunos de ellos:

– Fomentar la práctica del fútbol, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre en niños.

– Potencializar las habilidades técnicas, tácticas y físicas de los niños en el fútbol.

– Implementar actividades que mejoren la psicomotricidad de los niños buscando un desarrollo integral como personas.

– Realizar el seguimiento de las cualidades físicas y antropométricas en los niños para realizar trabajos que les permita apoyar su crecimiento y desarrollo.

– Mejorar los procesos cognitivos para el desarrollo de capacidades emocionales y de aprendizaje de los niños.

– Crear estrategias de trabajo que apoyen los procesos de implementación de valores que traen desde casa.

– Complementar el trabajo en casa para que los niños conozcan la historia del futbol, su composición, reglamento y demás aspectos importantes que deben tener en cuenta.

Alianzas estratégicas y otros

También realizan procesos extracurriculares en colegios barranquilleros como Aspen, Berkley, Lindon B. Jhonson, American School, entre otros.

En su corta vida deportiva, la Escuela ha proyectado a jugadores de la talla del volante Reyner Ramos quien juega en Junior y el defensor Ronaldo Pájaro quien milita en Fortaleza CIEF.

El sabor de Curramba La Bella ha llegado a Medellín con la Escuela del Ringo Amaya, para contagiar de alegría las canchas de Campoamor, Unidad Deportiva de Belén y demás escenarios que tiene la organización del Medellín Soccer Cup, para realizar la fiesta navideña del fútbol y las gambetas infantiles, juveniles y de veteranos de ambos géneros.