Skip to main content

Por Daniela Paniagua Jiménez

La entrenadora del Club Formas Íntimas respira y vive el fútbol, un sentimiento que lleva en la sangre y que respira desde la raya.

Carolina llegó al Club hace tres años, desde ese momento fortaleció más el lazo y su pasión con la pecosa, una pasión que transmite a sus jugadoras y que siente desde el banco.

“Somos una familia, un excelente club”, afirma contundente y segura del proyecto deportivo en el que trabaja y que siempre va para adelante. Carolina se define a sí misma como una mujer apasionada por el fútbol femenino y agradece la experiencia en Medellín Soccer Cup para las niñas que forma, pues ha sido un torneo con alto nivel competitivo: “hemos tenido mucha competencia, de alto rendimiento. Las niñas se han formado como personas”, agregó.

Actualmente, Bran se prepara para ser una de las mejores entrenadoras, como ella misma lo manifiesta, para seguir haciendo que el fútbol jugado por mujeres siga ganando espacios y conquistando con alegrías corazones: “esto es lo que uno ama”, finalizó.