Skip to main content

Por Jorge Andrés Zuluaga

Gabriel Gilberto Gonzales es una de las piezas más importantes en la sub 12 del Junior San Miguelito, un equipo que viene de Panamá y es el vigente campeón de esa categoría. Para el jugador es un logro muy importante venir a un torneo como este, además gracias a la Medellín Soccer Cup tuvo la oportunidad de montarse por primera vez a un avión.

San Miguelito es el segundo distrito más poblado de Panamá, allí viven cientos de niños soñadores como Gabriel y por eso en cada edición el equipo del Junior San Miguelito, que tiene aproximadamente 200 niños, hace el esfuerzo de venir a Medellín e impulsar a sus talentos. “Nosotros formamos niños de bajos recursos que no pueden tener el dinero para un entrenamiento. No les cerramos las puertas a nadie”, explica Brunet Hay Pino, entrenador del equipo.

Gabriel juega desde los siete años en el club, toda la vida le han dicho ‘Pirulito’ y ni él ni sus amigos saben por qué, es un bautizo involuntario que llevará siempre a las canchas en donde juegue.  Es un volante con clase que contagia a sus compañeros de su buen fútbol, tal vez en eso se parece a Lionel Messi, su ídolo más grande.

Los faros en la vida de ‘Pirulito’ son sus dos hermanas, su padre y su sobrina que lo apoyan desde San Miguelito. Aunque ellos se encuentren lejos, él siente el apoyo de los más de 40 padres de los demás jugadores que vinieron desde Panamá a apoyar al equipo, que también vino en las categorías sub 8 y sub 10.

La timidez que demuestra al hablar se diluye cuando pisa una cancha de fútbol y tiene el balón en sus pies. Cuando se le pregunta por su principal sueño en la vida es categórico en decir: “Quiero comprarle una casa a mi mamá y jugar en el Barcelona”