Skip to main content

Por Roosevelt Castro B.

Define el diccionario que la axiología es el estudio de los valores. En la Medellín Soccer Cup y su invitado especial Luis Carlos Perea están inmersos en su ADN.

Es que cuando Albert Camus señaló, hace cerca de una centuria, que: “todo lo que aprendió de la moral y las obligaciones de los hombres se lo debió al fútbol” no se equivocó.  Tanto el escritor de origen argelino y nacionalizado francés, como en muchos del orbe futbolístico son su razón de ser y en el recio defensor turbeño no es la excepción.

La toma de decisiones, el trabajo en equipo, el respeto y la gratitud, entre otros valores, están inmersos en el Festival de Fútbol base más grande de Latinoamérica e igualmente en el hijo de Pastora Perea.

Reconocimiento: un gol de la gratitud

“Por su trayectoria y su ejemplo a seguir e igualmente y porque se ha convertido en un embajador grande de nuestro fútbol, hoy reconocemos y le rendimos este sentido homenaje a Luis Carlos (Perea)”, manifestó orgulloso Diego “El Chiqui” Londoño, director general de la Medellín Soccer Cup.

Y las palabras sentidas de Londoño hicieron eco con un sonoro aplauso, en la Sala de Prensa del Estadio Atanasio Girardot, lugar escogido para el lanzamiento de la décima versión del Festival y el reconocimiento al exdefensor de las selecciones Antioquia y Colombia, Atlético Nacional, Medellín, Junior, Tolima y Toros Neza.

“Me siento muy honrado y muy complacido de recibir este reconocimiento, de parte este gran amigo. Es una responsabilidad muy grande. Muchos son los valores que les enseño a mis dirigidos, herencia de Aristarco Castro, padre de Carlos Alberto, pues no solo aprenden los valores propios del fútbol sino de la vida. Muchos no llegarán, pero entenderán que esto del fútbol les servirá para su proyecto de vida”, declaró el zaguero turbeño, nacido el 29 de diciembre de 1963.

Los más de 3000 niños, adolescentes y veteranos que participan en el Festival que organiza Sporturs así lo entienden, al igual que lo hizo Camus hace cerca de un siglo cuando fungía como portero en las canchas argelinas.