Skip to main content

Por Santiago Mejía

Girlesa Estrada es una joven apasionada por el fútbol, aunque el destino la tiene impartiendo justicia en el campo de juego, se siente una futbolista más.

Para la joven antioqueña es todo un honor participar en el torneo organizado por Sporturs, teniendo en cuenta además, que no es la primera vez que arbitra en este torneo. Cada partido lo vive como si fuera el último de su vida y siente que es una más de las veintidós jugadoras en el campo de juego.

Estrada desde que nació está ligada a este deporte, pero hace cuatro años cambio la manera de verlo, luego de que se cansara de pertenecer a clubes de fútbol donde el irrespeto y la competencia interna prevalecía en el ambiente, decidió dedicar su vida al arbitraje. Desde esa época hace parte de Arbiantioquia, academia que acompaña el proceso de los jóvenes que sueñan con llegar a ser jueces profesionales en el campo de juego.

Aunque para Girlesa es un pasatiempo pitar partidos, cada uno de ellos es todo un reto, y confiesa que se siente más cómoda siendo asistente, ya que para ella es una labor más difícil “Me gusta más ser asistente porque el juego depende de mi decisión para dar un veredicto final, ya sea en un fuera de juego, una falta o un gol”, manifestó.

Tanto es el amor que tiene por esta profesión, que solo se dedica a ella. Los días en los cuales no tiene partidos agendados, busca educarse y aprender viendo a sus colegas, aunque para ella siempre está presente que en el campo de juego nadie es su amigo.