Skip to main content

Por Jorge Andrés Zuluaga

El joven nacido en el 2010 es uno de los jugadores clave en el mediocampo del Atlético Ibagué. Su rapidez, desequilibrio, pero sobre todo su calidad humana lo hacen uno de los referentes para sus compañeros.

Montilla lleva un año en el equipo, juega fútbol desde que estaba en primer grado y su incursión en este deporte se lo debe a uno de sus primos que hoy en día juega en las inferiores de Alianza Petrolera. A pesar de su escasa edad, se ve en un futuro debutando en uno de los equipos grandes de Argentina como River Plate o Boca Juniors.

El jugador colombiano con el que se identifica es Juan Guillermo Cuadrado porque, al igual que él, es un jugador explosivo y le da un plus al equipo con su velocidad y determinación con la pelota en los pies.

“Él es un jugador muy tímido e introvertido pero que con el tiempo se ha ido soltado y para eso lo trajimos: para que vaya fortaleciendo su personalidad”, así lo dice Jhony Palacios, uno de los profesores del equipo. Si bien es tímido, es también directo y franco, pues dice sin inmutarse que “acá (en Medellín) son más amables que en Ibagué”.

En el viaje, él y sus compañeros partieron en carros particulares a las seis de la mañana y llegaron alrededor de las cuatro de la tarde a Medellín. A pesar del cansancio acumulado, Atlético Ibagué llegó pisando fuerte ya que ganó sus primeros partidos 5-0 y 4-1. Por eso, como el bunde tolimense, el equipo suena fuerte para ganar en la categoría sub 11 de la Medellín Soccer Cup.