Skip to main content

Hola amigos! Saludos futboleros del Festival Medellín Soccer Cup. Mi nombre es Wesly Mayleth Rodríguez Salina y esta es mi historia en el fútbol.

Nací en la Clínica San Ignacio de Barranquilla, el 30 de junio de 2004, cuando el reloj marcaba la 1:10 p.m. Mis padres se llaman Nayruth Salina y Oswaldo Rodríguez. Soy la hija menor entre dos hermanos.

¿Por qué me llamó Wesly Mayleth?. Según me cuenta mi madre es porque en el barrio Santa María, donde me crie, existían muchas Wendy y ella lo transformó en el que tengo, para diferenciarme de ellas.  Después se enteraría que Wesly era un nombre masculino, por el actor norteamericano, pero decidió que así me llamaría. Pasó lo mismo con el de Mayleth. Mi madre, muy creativa, me bautizó así porque transformó su nombre de pila.

Mi historia deportiva y especialmente futbolística es muy similar a la de Mariana Pajón. Nuestra campeona de BMX competía con niños porque no tenía rivales femeninas. A mí me sucedió lo mismo. Acompañando a mi hermano mayor Wider, quien jugaba como carrilero izquierdo en el Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo, un día me dijo el profe Guadys Rivera que si quería integrarme al equipo, y yo acepté. Venía de jugar balonmano.

Mi proceso continuó en el equipo Sol y Grama con el profesor Rivera. La Liga del Atlántico aceptó que estuviera jugando con el equipo de niños, pues no encontraron ningún impedimento al respecto.

Con ellos participé en varios Festivales regionales y nacionales. Uno que recuerdo con cariño fue el de Sincelejo en el 2017y en el que fue elegida como la mejor jugadora del torneo entre más de 3000 niños siendo yo era la única mujer.

Me empezaron a llamar “La Chiqui” por mis 1.55 metros de estatura, pero muchos me comparan con el argentino Lionel Messi y eso me sonroja un poco, pero me llena de orgullo.  Es que mi sueño es llegar al fútbol europeo y especialmente en el Atlético de Madrid y en donde juega mi coterránea Leicy Santos.

Con respecto al argentino, me dicen que tengo el regate, los pases, su zurda y un poco de su potente disparo. Su fútbol me deslumbra, lo mismo que el de Quinterito de Colombia. Esa forma cómo filtra los pases: es que el balón lo pone como si fuera con sus manos. Ellos juegan con la camiseta número 10, pero, y por curiosidades de la vida, tengo la número 6.

He estado en el proceso de las selecciones Colombia con la Sub 17, en dos microciclos. Igualmente, he entrenado con Junior de Barranquilla, el equipo de mi tierra, en el semestre anterior.

Desde hace 4 años pertenezco al Club KP, ya que simultáneamente jugaba con ellas y con los niños de Sol y Grama. Como anécdota, les cuento que los compañeros de Sol y Grama no querían que me fuera del equipo, es que fueron casi 8 años con ellos y siempre costó irme de este equipo en la rama masculina.

También juego futbol sala y muchas veces defendí los colores de mi Colegio Ciudadela Estudiantil hasta que me gradué. Actualmente estudio becada en la Corporación Universitaria de la Costa, en el pregrado de psicología.

Medellín lo conocí en el 2017, pues estuve participando del Festival Babyfútbol, que organiza la Corporación Los Paisitas.

La gente de Formas Intimas nos quería ver y por intermedio de mi entrenadora Kelly Johana Peduzine Vargas hicimos los contactos y vinimos a este Festival que, tengo entendido, es la primera vez que lo hacen para las mujeres, situación que me alegra demasiado y que le agradecemos mucho a la organización del Medellín Soccer Cup.

Por lo pronto, me voy a comer un pescado frito y un arroz con coco, manjares costeños que tanto me gustan y los invitó a que gocen del fútbol femenino, que es el deporte más lindo del mundo. Hasta pronto.

Su amiga:

Wesley Mayleth Rodríguez Salina