Skip to main content

Por Jorge Andrés Zuluaga

“El Deportivo Táchira no solo representa un equipo, representa a un pueblo, un Estado, es la institución más grande del país”, dice Jesús Ortiz, coordinador general de las categorías inferiores del club, que cuenta con aproximadamente 220 niños en sus centros de formación para futbolistas.

Es la primera vez que vienen a la Medellín Soccer Cup y llegaron con una delegación de 40 jóvenes y aproximadamente 30 padres de familia que hicieron el esfuerzo de venirse desde San Cristóbal para apoyar a sus hijos.

“No solamente queremos que ellos sean atletas, queremos que sean seres integrales para la sociedad”, explica Ortiz. La formación integral del Deportivo Táchira tiene grandes exponentes como Nahuel Ferraresi y Jan Hurtado, jugadores que cumplieron el sueño de ser profesionales y hoy en día juegan en la Vinotinto.

Sus fuerzas básicas las dividen en dos direcciones. La primera es la Academia en donde fundamentan a sus jóvenes en sus primeros contactos con el balón y allí abarcan desde la categoría sub 7 hasta la sub 11. En la siguiente parte del proceso forman futbolistas en la categoría sub 13, sub 15 y sub 19; allí les dan el impulso que necesitan para llegar al alto rendimiento. Es un elenco con una gran infraestructura y es uno de los referentes venezolanos en ese aspecto.

Gracias a su trabajo el equipo profesional del ‘Carrusel Aurinegro’, hace cuatro días, obtuvo su novena estrella luego de vencer a su archirrival, el Caracas FC, en la capital venezolana. Por eso la sub 12 y sub 15 del equipo vinieron motivamos a hacer en Medellín lo que sus ídolos hicieron en Caracas.