Skip to main content

Por Jorge Andrés Zuluaga

Con goles de Tomás Beleño, Santiago Cataño, Emiliano Jaramillo y dos de Adrián Paternina, Envigado FC venció a La Jaula del Ángel y se llevó el primer lugar de la Copa Oro en la categoría sub 11A de la Medellín Soccer Cup.

Luego del partido, varios niños empuñaban cada uno su spray de espuma apuntando hacia el cielo. Los padres de familia, felices y orgullosos de sus hijos, acompañaban su celebración arrojando confeti.

Para Ángel Vergara, director técnico del equipo, los familiares de los niños ocuparon un papel protagónico ya que fueron la inyección de motivación y pundonor para el equipo en todo momento. Su acompañamiento fue vital para la obtención del título.

Jorge Olarte es el abuelo Tomás Caro, guardameta del equipo Naranja y él hará lo que esté a su alcance para acompañar a su nieto. “Mi madre murió hace 15 días, tenía cinco días de calamidad doméstica y cuando me di cuenta del torneo entonces hablé con mi jefe para que me diera otra semanita de descanso para poder acompañar al niño”, cuenta Jorge.

Detrás de este triunfo hay mucho sacrificio de por medio, no solo de los jugadores sino también de sus acompañantes. Jorge madrugaba a las 4:30 de la mañana con su nieto para poder llevarlo a la Unidad Deportiva de Belén. “Es difícil que a esa edad un niño se acueste temprano, pero es parte de la disciplina”, manifiesta Olarte.

Envigado FC es uno de los referentes colombianos en lo que tiene que ver con la formación de futuros cracks y saben que la familia de cada niño es el eje fundamental para su orientación.