Skip to main content

Por Jorge Andrés Zuluaga

El talento ecuatoriano vino representado por La Escuela del 10, un equipo que viene de la ciudad de Ambato, ubicada en el centro de Ecuador. Ya están entre los cuatro mejores de la categoría sub 9 de la Medellín Soccer Cup, un logro histórico para ellos.

“Todos los niños en algún momento quieren ser el número diez y nuestra filosofía es que en la vida y la academia ellos sean diez sobre diez”, explica Pablo Poveda, director del club, cuando se le pregunta el porqué del nombre. Además, él jugó en la selección de futsal de Ecuador y siempre llevaba ese dorsal, por eso es tan especial y significativo.

La Escuela del 10 llegó a Medellín con 14 niños de la categoría sub 9 y 3 futbolistas de la categoría sub 8.  Alrededor de 20 padres de familia llegaron para apoyarlos y entregarles su aliento. Ya habían venido al torneo en la edición de 2019, en donde fueron campeones y para este año quieren repetir esa gesta.

El club nació en 2013 y a varios de sus equipos los caracteriza el rodaje internacional, han ido a aproximadamente 15 torneos por fuera de su país en total. Antes de la pandemia el elenco albergaba a 300 niños y niñas en cinco sedes diferentes pero la pandemia obligó a reducir el aforo de su institución en un 50%. El rango de categorías es desde los 4 hasta los 17 años.

Sin embargo, más allá de los futbolístico, la formación académica es muy importante para ellos y por eso tienen varios programas de becas. “Viajamos mucho a Estados Unidos para que puedan ser vistos nuestros chicos por entrenadores de allá. Buscamos alternativas tanto fuera como dentro del país”, comenta Poveda.

Cayetano Miranda es uno de los pequeños futbolistas que representan a La Escuela del 10 en el torneo, ya había venido hace dos años a la ciudad cuando quedaron campeones. Además de la amabilidad de la gente, lo que más le ha gustado de Medellín son sus centros comerciales.

Con la magia del número que portó el mismísimo Alex Aguinaga, estos chichos vinieron a Colombia a demostrar que el fútbol ecuatoriano tiene materia prima para volar muy alto.