Skip to main content

Por Daniela Paniagua Jiménez

En la Unidad Deportiva de Belén es común ver a mujeres que juegan fútbol, pero no en el equipo masculino. Sin embargo, Palermo cuenta con tres chicas en su equipo, que compiten con los hombres.

“Para mí no es una deficiencia, ellas siempre dan el máximo. Juegan de igual a igual, ellas se los merecían, han entrenado mucho y desde el día que iniciaron a entrenar, se trazaron venir a Medellín Soccer Cup”, afirmó Diego Armando Osorio, técnico del club.

María Fernanda Bonilla, Nicole Quintero y Luna Barreto se ganaron el cupo al Torneo con sus ganas y con el esfuerzo de sus familias. “Linda la experiencia, la verdad el torneo ha sido bastante competitivo”, agregó Diego sobre el Festival.

Aunque el club solo lleva dos años trabajando, el profe espera conseguir victorias en el andar del proceso: “es un proceso deportivo nuevo, que está iniciando y esperamos conseguir buenos frutos”, puntualizó. Su idea es poder traer en la próxima edición, un equipo completo femenino.

Entre el fútbol jugado por hombres y mujeres hay una brecha que no se puede ocultar, lo que es innegable es que ahora hay más espacios para que ambos géneros disfruten el fútbol por igual y el club de Mosquera, Cundinamarca, lo tiene claro, pues en sus filas resalta solamente la pasión por la pecosa.